Boletín Nº 12.961-07

Que el agua vuelva a ser de todas las chilenas y todos los chilenos. Para eso, se requiere cambiar la Constitución y una serie de leyes injustas que permiten utilizarla indiscriminadamente para fines mineros, agro-industriales y por especuladores que solo quieren lucrar con ella, sin importar el impacto que ello tiene en el consumo humano y en el medio ambiente.

Se requiere que nuestro ordenamiento jurídico reconozca las funciones del agua y límite la destinación del agua cuando esta se entregue a privados. La Constitución y las leyes deben favorecer primero a las personas y sus necesidades de consumo hídrico. Esto es lo más relevante, no es comprensible que Chile se considere una excepción mundial, y se reste de proteger su población solo por pertenecer el agua a unos pocos.

Debemos proteger la vida. La actividad industrial está mostrando niveles de indolencia cercanos a lo criminal, dejando sin agua a comunidades enteras por sus intereses económicos. La solución está en cada uno. La ciudadanía tiene el poder de denunciar los abusos de las empresas y de exigir a sus representantes que cambien las leyes.

Senadores y diputados deben actuar conscientes de que su mandato popular les fue dado para favorecer a los seres humanos, no a grandes corporaciones.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Acerca

Como integrantes de este espacio de reflexión juvenil, que es Comité Prospectivo Juvenil, reconocemos que no somos nosotros los llamados a representar ni llenar las demandas, sino más bien nos sentimos llamados a la labor de  convocar a nuestros pares y aportar a generar las instancias adecuadas para que entre éstos, surjan de forma espontánea y legítima, las vocerías de representación social.

Redes Sociales
Twitter
Close Bitnami banner
Bitnami